Miedos y odios

20 10 2010

Hoy he decidido hacer una lista de cosas que odio o me dan miedo. No guarda ningún orden ni nada, las pongo conforme van saliendo. Que se que me arriesgo a publicarlos. No hoy ni mañana, pero cuando tenga un archienemigo, buscará por internet y encontrará mis debilidades. O eso, o un amigo cabrón que lo usará para putearme.

Así que aquí va:

  • Me dan miedo las películas de espiritus. Me da igual que sean mentira, ya lo se. Aún así luego no puedo dormir bien.
  • Odio que me llamen  del 1004, el 1005 o el 1006, o quien quiera que sea e intente venderme algo que yo no quiero. Yo no os llamo de madrugada para ver que calzoncillos lleváis. No me llaméis vosotros a las 23.40 para ver que tarifa tengo.
  • Odio que me llamen Javi. Javier menos, porque es lo que pone en el DNI. Pero bueno, siempre me he sentido Jere, que le voy a hacer.
  • Odio que siempre salte leche del brik cuando te echas en la taza. Tenemos coches que consumen 3 litros a los 100, pero no un brik que no salpique. Que puedo clavarle una tijera, pero prefiero que no.
  • Me dan miedo dejarme las llaves en casa, o en la puerta. Soy tan despistado que no me extrañaría que me pasase. Si hasta me he ido sin pantalones al trabajo (llevaba los de deporte).
  • Odio la gente que se saca el iPhone/Android durante la comida o lo que sea y se abstrae. Por favor, guardatelo en el bolsillo y tocate cuando estés solo.
  • Me da miedo la gente que se va de viaje y luego te invita a ver las fotos. Salvo un par de amigos suele ser horrible.
  • Odio que el Colacao deje grumos en la leche fria y me da miedo que uno se vaya por donde no toca y empiece a toser o estornudar. En mi trabajo anterior me paso y estuve todo el día con una mancha marrón en el pantalón.
  • Odio los semáforos en las rotondas, tanto los de dentro como los de fuera, salvo que haya un paso de cebra. Cualquier otro lo que hace es saturar la circulación.

Y por ahora basta de miedos y paranoias. Los odios los seguiré teniendo. Espero que los miedos se me pasen y así mi némesis no tenga nada que hacer contra mi.

¿Y vosotros tenéis algún miedo estúpido como los míos?








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.